Hospital de San Juan de Dios

Fecha de fundación: 
Siglo XIV
Fecha de cese: 
1991
Historia: 

En 1333 redactó testamento Bernardo Gomis,  un rico comerciante catalán afincado en Alicante. Al no tener descendencia, decidió ceder su residencia en la calle San Juan de Dios (actual calle Montengón) para realizar un hospital, así como parte de su fortuna.

Poco después el hospital empezó a funcionar. Al haber sido Bernardo Gomis en vida muy devoto de San Juan Bautista, se decidió ponerle dicho nombre en su honor.

Tras más de 300 años de funcionamiento, el Consistorio Municipal decidió ceder la gestión del hospital. La razón principal fue la peste que sufrió Alicante en 1647 y 48, en la cual el Hospital de San Juan Bautista se vio desbordado. Por ello, se entregó el edificio a la congregación religiosa de San Juan de Dios, con una larga experiencia en la atención de enfermos. Los médicos siguieron cobrando a cargo del Ayuntamiento.

El Hospital pasó a llamarse “de San Juan de Dios” y sus nuevos dueños religiosos buscaron nuevas formas de financiamiento. Una de ellas fue instalar un teatro en su interior, el cual alcanzó gran fama entre la población alicantina.

También lograron que se prohibiera la mendicidad en la ciudad. Así, el número de donaciones benéficas hacia el hospital aumentó.

Hacia el siglo XVII el hospital se encontraba cada vez más saturado. A las epidemias y el crecimiento demográfico de Alicante se le unían los contantes heridos que llegaban en los barcos al Puerto a causa de los piratas o de alguna campaña militar.

Se proyectó la construcción de un nuevo hospital en San Antón y, aunque su apertura se retraso supuso finalmente un gran desahogo para el hospital de San Juan Bautista. Además, también se adquirieron algunas casas contiguas de la calle Montengón.

Tras la desamortización de Mendizábal, el hospital dejó de ser propiedad de la orden religiosa de San Juan de Dios y pasó de nuevo al Ayuntamiento. La antigua casa de Bernardo Gomis ya presentaba numerosos defectos y síntomas de vejez. El Consistorio decidió que era mejor trasladar el hospital a otro lugar.

El edificio finalmente fue demolido sobre los años 1840 y se estableció el hospital en la Plaza de Santa Teresa (actual Plaza Nueva). En 1849 fue declarado Hospital Provincial.

Sin embargo, la nueva ubicación pronto se concibió como provisional, pues el edificio no tenía ni la amplitud ni las condiciones suficientes para abastecer a enfermos de toda la provincia alicantina.

Por ello, se planteó de nuevo la construcción de otro edificio hospitalario, esta vez en el barrio de San Antón. Las obras fueron rápidas y empezó a funcionar en 1852.

Aunque el nuevo Hospital de San Juan de Dios respondió bien a las exigencias ante las epidemias de cólera y fiebre amarilla de la segunda mitad del siglo XIX, Alicante siguió creciendo al tiempo que la ciencia medicinal evolucionando. De nuevo surgía el problema de no tener un edificio suficientemente amplio y moderno.

A comienzos del siglo XX la Diputación ya proyectó la construcción de un nuevo centro. Insuficiencias económicas retrasaron el comienzo del proyecto, hasta 1923. Los terrenos elegidos se situaban en el Plà y fueron comprados a bajo coste a Juan Bautista Rocamora.

El presidente de la Diputación Juan Grau Villalta y el Gobernador Civil Bermúdez de Castro fueron los que comandaron la iniciativa. Se contrató como arquitecto a Juan Vidal y como constructor a Manuel Bernal Gallego.

Aunque ya venía funcionando parcialmente desde 1930, en 1931 fue inaugurado oficialmente el nuevo Hospital Provincial de San Juan de Dios.

Durante los años de la Guerra Civil, gran parte del centro fue transformado a Hospital Militar. Luego, volvió a su estatus normal como hospital general.

Ante el crecimiento demográfico de Alicante a partir de los años 50, se van abriendo nuevos hospitales, ambulatorios y clínicas por la ciudad en posiciones más céntricas y progresivamente van restando pacientes al Hospital Provincial de San Juan de Dios, como por ejemplo el nuevo hospital General de 1956 situado en la calle Pintor Baeza.

Así, en 1991 se cierra definitivamente el Hospital del Plà. Su personal y secciones son trasladados al citado Hospital General y el edificio queda como nuevo lugar del Museo Arqueológico Provincial (MARQ).

 

FUENTES:

- “HISTORIA DE LOS HOSPITALES EN ALICANTE” Rafael Martínez San Pedro

- Estudio de la documentación de la beneficencia. Diputación de Alicante

Compartir