Borrás, Jaime Antonio

Fecha de nacimiento: 
Mediados del siglo XVII
Lugar de nacimiento: 
Benicarló (Castellón)
Fecha de fallecimiento: 
Principios del siglo XVIII
Profesión: 
Militar
Biografía: 

 

Noble y militar originario de la zona de Castellón. Era caballero de la Orden de Montesa. En 1677 fue nombrado lugarteniente del gobernador de Castellón, cargo que ejerció durante 7 años.

En 1684 fue ascendido a gobernador de Alicante (su jurisdicción se extendía por todo el sur de la actual provincia). Desde su nuevo puesto inició una auténtica trama de corrupción para enriquecerse con impuestos falsos sobre los comerciantes del Puerto alicantino. Borrás además aceptaba sobornos para que los mercaderes pudieran embarcar todo tipo de mercancías sin pagar las tasas pertinentes e incluso redactaba falsos informes. Estas prácticas corruptas llevaron a que la actividad comercial de Alicante descendiera considerablemente durante aquellos años.

Francia declaró la guerra a España en 1689, lo cual hizo temer a Borrás de un ataque inminente contra Alicante por mar. Por esta razón el gobernador demandó recurrentemente al rey Carlos II más soldados, cañones y munición para mejorar la defensa de la plaza. También pidió que se extendiera la muralla. Sin embargo sus demandas siempre fueron desoídas.

Lo cierto es que en julio de 1691 efectivamente una gran flota naval francesa llegó a la bahía de Alicante con intención de atacar la ciudad. El almirante francés Victor-Marie d'Estrées se puso en contacto con Borrás y le exigió una gran cantidad de dinero a cambio de no bombardear la ciudad, pero el gobernador rechazó este chantaje.

Según algunas fuentes fue el propio Borrás quien inició el fuego contra los barcos franceses. Lo cierto es que la batalla duró 7 intensos días en los que la ciudad de Alicane sufrió incontables pérdidas humanas y materiales pero lograron impedir el desembarco de los soldados franceses. Finalmente la flota gala acabó huyendo ante la inminente llegada de la Armada Real Española. 

A pesar de que la resistencia militar que ofreció Borrás contra un enemigo claramente superior en número y armamento fue considerada como una victoria muy heroica, en 1893 fue destituido como gobernador sobre todo debido a sus múltiples corruptelas. Se abrió un proceso judicial contra él.

La investigación sobre las corruptelas de Borrás fue llevada principalmente por su sucesor, el nuevo gobernador José de Borja. Fueron procesados también 2 funcionarios acusados de cómplices: Pere Richart como mayordomo real y Damián Cerdá como el subdelegado de la Gobernación (si bien Cerdá no pudo ser puesto ante la Justicia ya que se fugó). Igualmente se abrió un proceso contra el mercader genovés Giovanni Stefano Pisarello.

El juicio contra los acusados duró 4 años. Jaime Antonio Borrás no llegó a ser detenido preventinamente pues gozaba de ciertas perrogativas al ser caballero de la Orden de Montesa. Muchos de los testigos se negaron a declarar (quizás fuera por simpatía hacia Borrás por haber defendido la ciudad contra los franceses, o tal vez porque sufrieron presiones del propio exgobernador).

Durante el proceso incluso también se llegó a cuestionar la estrategia de Borrás en la defensa del ataque francés de 1691. Concretamente algunos criticaron que no hubiera tratado de alargar la negociación con el almirante francés d'Estrées en aras de ganar tiempo para que llegaran los refuerzos navales españoles a Alicante. 

Finalmente Borrás fue condenado a sufragar de su bolsillo el dinero extraviado a la Corona Española, y a un exilio que duró solo un corto periodo de tiempo. Se sabe que durante algunos años el exgobernador pasó penurias económicas, pues tenía a 10 hijos a su cargo. Aún así el caudal que acumuló en Alicante nunca apareció.

Dicha condena también se extendió a Pisarello. Los demás presuntos cómplices no llegaron a ser condenados pues Richart falleció durante el proceso y Cerdá continuaba fugado de la Justicia.

A pesar de la condena Jaime Antonio Borrás no perdió su puesto en el ejército. De hecho fue ascendido a general de infantería y llegó a tener un papel muy destacado en la defensa de Peñíscola durante la Guerra de Sucesión.

 

ALCALDE DE ALICANTE (1686-93)

Anterior: Desconocido - SiguienteJosé de Borja

 

FUENTES:

- "DEBATES SOBRE LA CORRUPCIÓN EN EL MUNDO IBÉRICO" Francisco Andújar y Pilar Ponce

http://www.alicantevivo.org/2009/06/el-alicante-de-1691-bombardeado-2-parte.html

Compartir