Alonso Mallol, José

Fecha de nacimiento: 
30 de agosto de 1894
Lugar de nacimiento: 
Alicante
Fecha de fallecimiento: 
1967
Lugar de fallecimiento: 
Ciudad de México (México)
Profesión: 
Político, funcionario, diplomático y periodista
Militancia: 
Partido Republicano Autónomo, Partido Republicano, Partido Republicano Radical Socialista e Izquierda Republicana
Padres: 
José Alonso Sirvent y Vicenta Mallol Morant
Consorte: 
Concepción Sellés
Hijos: 
José, Francisco y Concepción
Biografía: 

Alicantino de Oro  

 

Nació en el Raval Roig. Hijo de un trabajador del Puerto, que usaba su dominio de siete idiomas para comunicar a los navegantes venidos con los funcionarios portuarios. Sin embargo, quedó huérfano de padre a los 5 años y su madre tuvo que abrir una tienda de ultramarinos.

Comenzó sus estudios en la Escuela pública de Don Donisio en el Paseo Gadea. A los 12 años ingresó en el Instituto Público (actual IES Jorge Juan). Tuvo una nota media de sobresaliente.

Ya desde joven desarrolló ideas republicanas y socialistas. Junto a Juan Botella y otros jóvenes participó en la fundación del diario republicano El Luchador en 1913. Su primera sede fue la propia tienda de la madre de Pepe Alonso. Dicho diario acabaría consolidándose como uno de los más importantes medios escritos de la ciudad, y continúo funcionando hasta la Guerra Civil.

En 1914 fundan la Juventud Republicana, organización dependiente del Partido Republicano Autónomo. Pepe queda como secretario.

Además, en sus ratos libres fue uno de los primeros en participar en las travesías a nado por la Bahía alicantina, jugaba al fútbol y al tenis y le gustaban los toros. También ejerció de actor ocasionalmente en alguna obrilla de teatro. Llegó a ser presidente del Orfeón y miembro del Círculo Antiflamenquista. Fue masón integrante de la Logia Constante Alona desde 1916. Utilizó el pseudónimo de ‘Desmoulins’.

A los 22 años se trasladó a Madrid para estudiar Derecho. Colaboró frecuentemente para el diario republicano El Correo. Con el paso del tiempo, Pepe se convirtió en un famoso conector de la juventud republicana entre las ciudades de Alicante, Madrid y Valencia. Participó en la fundación del Partido Republicano en 1917, así como organizó distintas manifestaciones y huelgas. Fue presidente de honor del Sindicato de Estudiantes.

Cuando volvió a su ciudad natal pasó a vivir en la calle Rafael Terol. Se presentó por Alicante en las elecciones municipales de 1920, pero no fue electo concejal. Fue secretario y presidente de la Convergencia Republicana Autónoma y vicepresidente del Círculo Republicano de Alicante.

Durante la dictadura de Primo de Rivera siguió ligado en la clandestinidad a movimientos políticos opositores mientras trabajaba como abogado. También fue representante de la empresa de máquinas de escribir Royal y subdirector de la compañía de seguros Urbana y el Sena. Tenía su oficina en la calle Mayor. Nunca dejó de escribir en su diario El Luchador.

En 1929 contrajo matrimonio con Concepción Sellés. Vivieron en la avenida de Alfonso el sabio y tuvieron 3 hijos: José, Francisco y Concepción. Más adelante se trasladaron a la plaza Ruperto Chapí.

En las elecciones locales de 1931 que supusieron la proclamación de la República, José Alonso fue uno de los concejales electos que integró el primer Ayuntamiento republicano. Su partido convergió hacia el Partido Republicano Radical Socialista. Quedó encargado de las comisiones de Mercados, Instrucción Pública y Revisión de la gestión. Poco después también fue elegido diputado provincial. Trabajó destacadamente en aras de mejorar la educación pública de la ciudad.

A finales de ese mismo año fue nombrado Gobernador Civil de Oviedo y en 1932 de Sevilla. En la ciudad andaluza tuvo ciertos problemas con la CNT que le valieron 2 atentados de los anarquistas contra su persona que afortunadamente fallaron. Acabó dimitiendo en el 33.

Tras la derrota electoral de la izquierda en las elecciones de 1933, Alonso participa directamente en la fundación del nuevo partido Izquierda Republicana. Fue presidente de la formación en Alicante y colaboró activamente en la campaña electoral cuando se unieron al Frente Popular. Sufrió la represión y censura del gobierno cedista de Larroux e incluso llegó a ser detenido durante la huelga de 1935.

Luego del triunfo del Frente Popular en las elecciones del 36, el presidente Azaña ofreció a Alonso el cargo de Director General de Seguridad. Tuvo un enorme trabajo, ya que el país se encontraba sumido en un desorden caótico con multitud de huelgas violentas, asaltos y ocupaciones forzosas de tierras y propiedades.

Identificó a los que conspiraban contra la República y detuvo a toda la cúpula de la Falange, así como a personalidades de la CNT. Consiguió desbaratar un intento de golpe de estado del general Mola en abril.

Siguió de cerca el entorno de Mola así como de otros militares y políticos conservadores sospechosos de estar organizando un levantamiento contra la República. Envió numerosos informes al Ministerio de Gobernación y al gobierno alertando de una rebelión inminente, que en gran medida fueron ignorados. Llegó incluso a presentar al gobierno una lista de sujetos instigadores contra la República recomendando su detención

Al mismo tiempo, trató de agrandar la seguridad personal del político conservador José Calvo Sotelo, constantemente amenazado. Sin embargo, sus recomendaciones no fueron escuchadas y finalmente Calvo Sotelo fue asesinado. La prensa derechista achacó al gobierno republicano y a Alonso la responsabilidad de dicho asesinato. Apenas unos días después, estalló la Guerra Civil.

Siguió ejerciendo su cargo durante los primeros compases de la guerra. Viajó a Marsella apra conseguir el apoyo de Francia sin demasiado resultado. Con poco éxito también, trató de instaurar el orden y la seguridad en el territorio que aún respondía a la autoridad del gobierno republicano.

Consciente de la inutilidad real de su cargo, José Alonso dimitió el 30 de julio para volver a Alicante. Aquí intentó que no se fusilara sin un juicio previo a José Antonio Primo de Rivera (a quien él mismo había mandado arrestar), aunque tampoco lo logró.

Fue nombrado poco después Inspector General de los consulados españoles en el norte de África. Su principal cometido era evitar que los generales rebeldes en Marruecos reclutaran indígenas para el ejército nacional. Primero pasó por Casablanca y Rabat y luego se estableció en la ciudad argelina de Siddi-Bel-Abbes, donde ejerció de cónsul. Incluso aquí recibió constantes amenazas físicas de españoles emigrados simpatizantes de la causa franquista. Llegó a sufrir un secuestro, aunque logró escapar.

Ante esta situación de inseguridad, decidió volver con su familia a Alicante. Vivieron una temporada en Bussot y luego en Campello. José siguió desplazándose constantemente a Argelia y Marsella, cumpliendo las misiones diplomáticas que le encargaba el gobierno republicano en aras de buscar el apoyo francés para el conflicto bélico. Fue durante unos meses cónsul de Orán. No dejó de sufrir intentos de asesinato a su persona por parte de mercenarios y espías al servicio del bando franquista.

Aprovechando su condición consular, pudo sacar a su familia de Alicante poco antes de terminar la Guerra Civil, para establecerse en Orán. Cuando llegó el famoso barco Stanbrook del capitán Dickson al puerto de Orán, José y su mujer llevaron comida y medicinas a los refugiados.

Al caer la República, el consulado español deja de tener efectos, por lo que José Alonso se queda sin empleo  y en la miseria. Se asocia con un judío francés para montar un negocio de café. Les va bien, y acaba evolucionando a una fábrica que vende café incluso a otros países.

Sin embargo, al año siguiente Alemania conquista Francia. Alonso se convierte en una persona ilegal en un protectorado francés que ahora está bajo el control de los nazis, por lo que de nuevo se ve obligado a huir, esta vez a Marruecos. Sin embargo, acaba siendo localizado por la Gestapo en Casablanca, y es detenido.

Aunque el gobierno de Franco pidió su extradición a España (donde probablemente habría sido fusilado), logró conseguir la libertad provisional tirando de contactos. Cambiando de nombre varias veces, consiguió una cierta libertad que le permitió traerse a su familia a Casablanca y luego poder subirles en un barco hacia México.

Al igual que hizo con su familia, organizó la salida del norte de África de más de 3.000 refugiados españoles y judíos. Además, por su cuenta logró contactar con autoridades políticas estadounidenses. Actúo de espía para el bando aliado trabajando en la Oficina de Información de Guerra de Estados Unidos.

Por todos sus servicios prestados, el gobierno americano le otorgó un visado para que en 1944 pudiera entrar a Estados Unidos, y luego dirigirse a México con su familia. Ya en la Ciudad de México trabajó de vendedor a comisión y siguió colaborando con el gobierno republicano en el exilio. Fundó y presidió la Casa Regional de Valencia en México.

Sufrió un derrame cerebral en el 51 pero, tras un tiempo de recuperación, volvió al trabajo. En 1955 el gobierno franquista le propuso la vuelta a España con garantías de amnistía, pero lo rechazó. Falleció a la edad de 74 años, víctima de otro ataque cerebral.

 

FUENTE:

-  “JOSÉ ALONSO MALLOL. EL HOMBRE QUE PUDO EVITAR LA GUERRA” Pedro L. Agosto


 

         

Compartir