Castillo de Santa Bárbara

Fecha de fundación: 
Siglo X
Historia: 

La primera descripción que se conserva del Castillo de Alicante data del siglo X, momento en el que la ciudad se encontraba bajo dominio musulmán. Su construcción probablemente data de este mismo siglo. Se edificó sobre el monte Benacantil, en el punto más alto de la ciudad, con el fin de defenderla ante posibles ataques.

El primer episodio bélico que vivió el nuevo castillo ocurrió en el 928 d. C. En esa fecha el alcalde musulmán Muhammad Al-Sayj se sublevó en la fortaleza como protesta por los impuestos que iba a imponer el emir de Córdoba Abderramán III. Tras un largo asedio, Al-Sayj tuvo que claudicar.

En 1248 Alicante es tomada por el infante Alfonso de Castilla, futuro monarca Alfonso X “el sabio”. Fue un 4 de diciembre, día de Santa Bárbara según el santoral cristiano. Por ello, desde ese día el Castillo adoptaría ese nombre.

Un nuevo ataque se produce en 1296 cuando Jaime II conquista la ciudad para la Corona de Aragón. Se ofreció una muy larga resistencia a los aragoneses, dirigida por el alcaide castellano Nicolás Peris, quien murió tras un espadazo con las llaves de la fortaleza en su mano.

En una nueva guerra entre Aragón y Castilla (la conocida como Guerra de los 2 Pedros) Alicante fue conquistada por los castellanos en 2 ocasiones y reconquistada por los aragoneses en otras tantas. El Castillo sufrió muchos destrozos, por lo que al término del conflicto bélico es remodelado.

A lo largo del siglo XV, sobre lo que quedaba de la antigua Alcazaba Árabe se añadieron varias dependencias típicas de cualquier castillo medieval cristiano, como una iglesia, un palacio, una torre celoquia, la cocina, los aljibes o el horno.

Por orden de Felipe II, en el siglo XVI se acometió una nueva fortificación del Castillo. Con las obras dirigidas por Bernadino de Cárdenas, Capitán General y Duque de Maqueda, se remodelaron los Albacares. También se levantó la muralla del Benacantil que da hacia el mar, obra del ingeniero italiano Juan Bautista Antonelli.

Un par de años después, en 1580 el también italiano Giacomo Pelearo “El Fratín“ amplió la parte descubierta del castillo, ganándole terreno a la montaña y construyendo la Gran Teneza y los Baluartes de la Reina y de Santa Ana.

Pasan los años y en 1691, en plena “Guerra de los 9 años”, la flota francesa arriba a la bahía de Alicante. Luego de sucesivos bombardeos el Castillo sufrió diversos daños. Por si esto fuera poco, en 1706 los ingleses vuelven a bombardear la ciudad y el castillo en medio de la Guerra de Sucesión que enfrentó a Castilla y Francia contra Aragón, Austria e Inglaterra.

Tras 8 días de batalla, los ingleses tomaron la ciudad, pero el mariscal irlandés O’Mahomy y algunos milicianos resistieron en el interior del castillo durante un tiempo más.

El Castillo había quedado seriamente dañado por lo que los ingleses se apresuraron a repararlo y fortificarlo. Las obras fueron dirigidas por el ingeniero militar Richard Siburch.

Tres años después, los borbónicos castellanos liderados por el general francés D’Asfeld recuperan la ciudad de manos de los ingleses, pero éstos se hacen fuertes en el Castillo. Con la guerra ya decidida Alicante era la última plaza que quedaba en manos de las tropas partidarias del Duque de Carlos en el Reino de Valencia.

D’Asfelf ofreció reiteradamente al comandante inglés John Richards su rendición. Ante la negativa del británico, excavó un túnel en el Benacantil para cargarlo de dinamita y la hizo explotar, destruyendo una porción importante tanto de la montaña como del Castillo.

Tras todos estos conflictos, los restos de la antigua fortaleza árabe estaban casi completamente destruidos. Se procedió a una nueva reconstrucción que tuvo como principal punto la elaboración de gran plataforma plana para la artillería, denominada “Macho del Castillo”. También se construyó un nuevo frente defensivo de muralla, y un nuevo baluarte “el Revellín del Bon Repós”.

Además se fueron construyendo progresivamente algunos edificios en su interior, como el nuevo Patio de Armas, la Casa del Gobernador, el Hospital, los Calabozos, el Almacén de la pólvora, la Tahona, el Cuartel de la Tropa, o la Ermita de Santa Bárbara.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII el Castillo fue más utilizado como cárcel y albergó en sus calabozos a algunos personajes destacados, como rebeldes cubanos o los generales Francisco Serrano Domínguez y Juan Prim, los cuales llegarían a convertirse posteriormente en jefes del gobierno español.

En 1844 fue ocupado por el coronel Pantaleón Boné, como protesta ante la política del presidente moderado González. No obstante, Juan Martín “el Empecinado”, mano derecha de Boné, traicionó a su coronel y entregó el castillo a las autoridades, siendo represaliados Boné y todos los demás participantes en el Malecón (actual Explanada).

En aquella época las guerras  habían cambiado y los castillos se van haciendo cada vez más innecesarios desde el punto de vista bélico. Por ello a partir de la mitad del silgo XIX pasó a cumplir funciones básicamente de prisión.

Su última defensa militar la vivió en 1873, cuando rebeldes de Cartagena trataron de tomar la ciudad desde la bahía, en plena guerra civil cantonal durante la I República. Muchos alicantinos, organizados por Eleuterio Maisonnave, defendieron la ciudad desde el Puerto y el Castillo, esta vez con éxito.

En 1893 el Gobierno decidió retirar la artillería del Castillo, al considerar que ya no ofrecía ningún interés militar. A partir de 1919 se convirtió en un alojamiento de enfermos del cólera y mendigos.

Hacia 1928, la Comisión Provincial de Monumentos se interesa por el Castillo y su legado histórico, y acomete sus primeras excavaciones arqueológicas. Al año siguiente, el Gobierno Español cede su propiedad a la ciudad de Alicante.

Durante la Guerra Civil recuperó su función presidiaria, siendo usado como lugar de detención para los sublevados afines al bando nacional. Tras la victoria de las tropas franquistas durante los primeros años de la Posguerra albergó a algunos presos republicanos, la mayoría procedentes de los capturados en el Puerto y del campo de concentración de Los Almendros.

Luego de muchos años de abandono, en 1961 es declarado Monumento histórico de España y Bien de Interés cultural. En 1963 (en pleno boom turístico) se decidió abrir al público. A la par, el alcalde Agatángelo Soler mandó instalar dos ascensores para subir desde el paseo de Gómiz hasta el alto del Castillo.

En 1987 se acometió una importante excavación arqueológica en el Macho.

 

El Castillo de Santa Bárbara es el monumento más antiguo de la ciudad de Alicante. Con sus más de 1.100 años, es testigo directo de la historia milenaria de la ciudad. Ha sido protagonista en muchas de las guerras que han asolado la península ibérica en todos estos siglos. Actualmente, desde su posición privilegiada coronando el monte Benacantil, es uno de los grandes símbolos de Alicante, y el lugar de donde se lanza la famosa Palmera en las Hogueras de San Juan.

 

FUENTES:

- Alicante Vivo (www.alicantevivo.org)

-Wikipedia

 


        

Compartir